No cabe duda de que abrazar, acariciar y acurrucarse genera una grata sensación. Y como bien dijo el neurólogo Shekar Raman, para la revista Huffington Post:

“Un abrazo, unas palmaditas en la espalda e incluso un amigable apretón de manos son acciones que se procesan en el centro de recompensas del sistema nervioso central, razón por la que pueden tener un impacto muy potente en la psique humana, haciéndonos sentir felicidad y alegría… Y no importa si es quien da o recibe. Mientras más se relacione con las personas – incluso a un nivel físico muy pequeño – más feliz será”.

Sin embargo, son muchas las personas que por una u otra razón, carecen de este tipo de contacto físico. Podemos decir que existen dos tipos de personas: aquellos que les encantan los abrazos y aquellos que los odian. Algunas personas simplemente no son el tipo “abrazador” y  huyen de ellos a toda costa; y a otras en cambio, les fascina mostrar su agradecimiento, felicidad o entusiasmo a través de este acto.

Independientemente de su preferencia, los abrazos transmiten un mensaje que a menudo las palabras no pueden, creando un vínculo especial entre dos personas, aunque sea sólo por unos segundos. Puede permitir a alguien compartir su alegría con otra persona, o por otro lado, permite transmitir apoyo en situaciones difíciles. Cuando dos personas se dedican a un abrazo, lo cierto es que se pone en marcha una serie de beneficios para la salud; y si usted no es un fan de los abrazos, seguir leyendo esta reseña le podría hacer cambiar de opinión.

Beneficios de un abrazo

1. Abrazar a alguien permite conectarse con el otro

Abrazos puede conducir a una liberación de oxitocina en el cerebro, lo que permite generar una conexión entre quienes se abrazan. La liberación de esta hormona se asocia con sentimientos de alegría y relajación.

3. Abrazar a alguien puede aliviar su dolor

Los abrazos puede causar la liberación de endorfinas, que alivian el dolor mediante el bloqueo de las vías del dolor en el cerebro. También puede calmar dolores mediante el aumento de la circulación a los tejidos blandos. Así es que si sientes algún tipo de dolor… ¡Abraza a alguien!

 4. Abrazar a alguien puede tratar la depresión

Los abrazos pueden aumentar la producción de los niveles de dopamina en el cerebro, mejorando su estado de ánimo. Niveles bajos de dopamina están relacionados con la depresión, la duda y la falta de entusiasmo. Así también la liberación de oxitocina también puede desempeñar un rol importante para ayudar a aliviar la depresión.

5. Abrazar a alguien puede disminuir el estrés

Los abrazos pueden ayudar a reducir los niveles de la hormona del estrés conocida como cortisol. Los niveles más bajos de cortisol a su vez, permiten llevar la mente a la calma y el cuerpo en general a un estado de relajación. En efecto, estudios han demostrado que aquellas personas que reciben abrazos mostraron un resultado positivo en los niveles de estrés.

6. Abrazar a alguien puede reducir la preocupación

El mismo estudio estudio anterior, reveló que los abrazos y el contacto físico disminuía a preocupación. Además, los investigadores registraron que incluso abrazando a un objeto inanimado como un oso de peluche fue suficiente para calmar la preocupación y los temores de una persona.

7. Abrazar alguien puede estimular el sistema inmunológico

Un estudio publicado en la revista Psychological Science y dirigido por Sheldon Cohenen, encontró que las personas que recibieron  apoyo social y abrazos frecuentes, tenían menos síntomas de patologías  – o incluso ninguno en absoluto – en comparación con los que recibieron menos o ningún abrazo.

8. Abrazar a alguien mejora la salud cardiovascular

Un estudio de la Universidad de Carolina del Norte dirigido por Kathleen Light, encontró que los participantes que no tuvieron contacto físico con su parejas, desarrollaron un ritmo cardíaco acelerado de diez latidos por minuto, en comparación con cinco latidos por minuto en personas que si lo hicieron. Un ritmo cardíaco más lento y estable podría ayudar a disminuir los niveles de presión arterial y disminuir en general el riesgo cardiovascular.

___________________________

Una explicación a lo anterior, puede ser que la piel esta compuesta por una red de pequeños centros de presión en forma de huevo llamados corpúsculos de Pacini; estos pueden detectar el tacto y están en contacto con el cerebro a través del nervio vago. Este a su vez, está conectado con múltiples partes y órganos del cuerpo humano, incluyendo el corazón. Además, se encuentraconectado con los receptores de oxitocina, que puede mediar también la estimulación del nervio vago. Por lo que, unbreve abrazopuede causar reacciones bioquímicas y fisiológicas en su cuerpo que pueden mejorar significativamente su salud.

___________________________

Piense un momento en la célebre frase de la psicoterapeuta Virginia Satir:

Necesitamos 4 abrazos al día para sobrevivir. Necesitamos 8 abrazos al día para mantenernos. Necesitamos 12 abrazos al día para crecer”.

No lo dude más, levántese de donde se encuentre y abrace a quien tenga a su lado. Si no es el caso, el consejo aplica también a su mascota, o incluso a su almohada.

Participa