No estamos en el servicio militar para precisar de baños de agua fría, y por mas rudo que pretendamos ser, hay que reconocer que una piscina termal es de las cosas mas deliciosas que se puede hacer durante todo el año en nuestro bello país…

Hoy responderemos a la pregunta:

¿Cuales son los beneficios de bañarte en aguas termales?

Pero antes!! Debemos ser claros… No todo lo que brilla es oro! o mejor dicho, no todos los lugares que ofrecen “aguas termales” cumplen con lo que prometen…

En este articulo seremos claros, hablaremos solo de termas que cumplan con la condición de ser termales, a temperatura natural, con minerales sin filtrar y en lugares donde la geografía las hace posibles.

Las aguas termales provienen de las capas subterráneas de la tierra, a mayor temperatura que la superficie y son ricas en varios componentes minerales. Se utilizan en tratamientos terapéuticos, sobre todo en forma de baños, pero también irrigaciones, inhalaciones y calefacción. Se ubican por lo general en una falla terrestre y suben en forma de vapor o de agua caliente.

Se pueden clasificar según las temperaturas: frías (menos de 20°C), hipotermales (20-35°C), mesotermales (35-45°C), hipertermales (45-100°C) y supertermales (100-150°C). Pueden estar compuestas por diversos minerales, como ser hierro, cloro, azufre, magnesio, calcio, sodio y bicarbonato.

Chile es un país bastante favorecido de este fenómeno geológico de aguas termales, inclusive entre sus palmares se encuentran, por ejemplo, contar con la 6° mejor terma de América Latina en la región de los ríos, específicamente en Panguipulli.

Ahora, si pensamos que sumergirnos en agua de rica temperatura y llena de minerales es algo nuevo, estamos bastante equivocados… Desde épocas remotas, las civilizaciones antiguas utilizaban los baños con aguas termales (le llamaban Temazcallí) para curar enfermedades y también como un sitio de socialización. Los hallazgos más antiguos de esta práctica datan de 2000 años a.C en la India, también en Italia y Grecia.

Ya, sirve o no sirve la cosa? La verdad es que como todo lo que viene directo de la tierra y el humano tiene poca opción de intervenir, sirve… y bastante¡

El agua mineralizada o termal, caliente tiene diversos efectos en el cuerpo de los hombres y las mujeres. Se pueden dividir en tres tipos: químicos, físicos y biológicos, pero todos actúan al mismo momento. El baño aumenta la temperatura corporal, mata gérmenes y virus, incrementa la presión hidrostática, la circulación sanguínea y la oxigenación, ayudando a disolver y eliminar las toxinas. Como aumenta la oxigenación, mejora la alimentación de los tejidos en general, ayudando en los procesos metabólicos y estimulando las secreciones del estómago y el hígado, facilitando la digestión.  Si se repiten los baños termales por períodos de tres o cuatro semanas se pueden normalizar las funciones endócrinas y el funcionamiento general del sistema nervioso. También se ha comprobado que mejora y estimula el sistema inmune, que relaja la mente, aumenta la producción de endorfinas y regula las funciones glandulares. Estos efectos en el cuerpo se deben a los minerales que contienen las aguas, como ser magnesio, calcio, azufre y carbono. (no huele muy lindo).

Existen a su vez enfermedades de la piel que se pueden mejorar notablemente con la visita periódica a los centros termales, en especial los que contienen azufre. Los trastornos que más se ven beneficiados son la psoriasis, los hongos y la dermatitis. También sirven para curar heridas y diferentes lesiones en la dermis. (Ya hablaremos de alguna de estas enfermedades en futuras notas).

En este parte es donde yo debiese de ponerme serio y darles recomendaciones para una buena experiencia en una terma, pero les diré, coman liviano, hidratense en todo momento y DISFRUTA!!

A esto es lo que llamamos MOVIMIENTO

Participa