La mantequilla de maní, contrario de lo que se pueda pensar, resulta ser un alimento muy beneficioso, ya que es una excelente fuente de fibra y proteínas, constituyéndose en un alimento altamente energético. Es una muy buena fuente de minerales y vitaminas, contiene ácido fólico, vitamina E, magnesio, zinc y resveratrol, que es un antimicrobiano natural. Todos nutrientes asociados a un  riesgo reducido de diabetes y enfermedades del corazón. Además, puede ser utilizado en innumerables preparaciones como sándwiches de mermelada, en recetas de bizcochos, galletas, con panqueques, acompañar frutas y postres.

Muchas buenas razones para empezar a incorporarla en tu dieta y lo mejor es que puedes prepararla en tan solo… ¡10 minutos!

Ingredientes:

  • 2 tazas de maní (pre-tostados)
  • 1 1/2 cucharada de aceite vegetal
  • 1/2 cucharadita de azúcar
  • Una pizca de sal (opcional)

Preparación:

  • Poner el maní en la procesadora o algún otro aparato para moler y agregamos el aceite.
  • Triturar hasta que se forme una espesa pasta.
  • Probar y añadir mas azúcar o sal según mas nos guste
  • Dejar reposar la preparación y poner en un recipiente hermético para refrigerarla

Puedes agregarle pequeños trozos de maní triturado a la mezcla final y así te quedara una textura mas crocante. Si necesitas que quede mas suave le agregas más aceite.

 

Participa