En cualquier época del año, mi planta aromática favorita es la albahaca. Y, desde que tengo “uso de razón culinaria”, cerrar los ojos y oler a albahaca me lleva inmediatamente delante de un  buen plato… ¿instintivamente están pensando en humitas verdad? Pues sí, ¡son exquisitas!

Otra forma de preparar esta planta, y deleitar nuestros sentidos en un plato de comida, es en una preparación de pesto. La sala tipo pesto, es realmente versátil… puedes acompañar carnes, papas, pan, nachos y más típico, las pastas.

En la preparación a continuación, se luce la albahaca, pero también es suavizada por la espinaca. ¡Invitados a disfrutar de un plato verde!

Ingredientes
  • 250 gr albahaca
  • 150 gr espinaca
  • 1/2 taza nueces remojadas por 30 minutos en agua caliente (opcional)
  • 1 o 1/2 diente ajo
  • 3 cucharadas aceite de oliva extra virgen o cantidad a gusto
  • c/n salpimienta

Preparación

  • Lavar espinaca y albahaca
  • Colocar una olla a fuego medio y agregar un poco de agua.Agregar la espinaca e ir moviéndola por unos 2 a 3 minutos, hasta que su color se potencie (un verde más fuerte) y esté blanda
  • Agregar la espinaca,  la albahaca, ajo, aceite de oliva, salpimienta y un chorrito de agua a la juguera: Mixear todo hasta que quede una pasta cremosa. Si es necesario incorporar más agua para lograr mejor textura (o si prefieres, más aceite)
  • Servir o guardar en un frasco de vidrio en el refrigerador por máximo unos 6-7 días

¿Te gustó?

Participa