Querida comunidad ¿Ya se enteraron que tenemos una sección de CINE? Pues sí, como todo buen cinéfilo, nosotros creemos que el movimiento transciende lo físico y el séptimo arte es una de las mejores opciones para vivir bien y mejor nuestras vidas. Personalmente, antes que dormir, antes que comer, y antes que varias otras cosas… yo prefiero ponerme pijama (en realidad mis ropas más cómodas e insípidas de glamour) y sentarme frente al televisor. ¡Aclarar! Que fuera de tornarse esta, en una actividad sedentaria… mueve mi mente, mueve mi alma y mueve  mi espíritu ¡Luego ya es tiempo de ponerse las zapatillas!

Quiero traerles una nueva propuesta (cruzo los dedos porque les guste); y es combinar el cine y la cocina saludable.

¿Cómo haré esto? – Se preguntarán ustedes – Pues, les colgaré recetas de platos presentados en alguna película, inicialmente de mi gusto… pero estoy abierta a recibir sus propuestas. Recuerden que siempre en el contexto de cocina saludable, o que pareciera que yo pudiese adaptarla a lo saludable… y sobretodo, que parezca que yo pudiese realizarla (jajajaja). Porque sí, si no llego a lograrlo, no la subo; porque me daría una pena terrible con ustedes.

Parece que este fin de semana nos vamos de postres… Aquí les va la primera receta de esta sección.

Película:

El hijo de la novia

Director:

Juan José Campanella

Reparto:

RepartoRicardo Darín, Héctor Alterio, Norma Aleandro, Natalia Verbeke, Eduardo Blanco, Atilio Pozzobon, Salo Pasik, Gimena Nóbile, Claudia Fontán, David Masajnik.

Sinopsis:

Rafael dedica las 24 horas al día a su restaurante, está divorciado, ve muy poco a su hija, no tiene amigos y elude comprometerse con su novia. Además, desde hace mucho tiempo no visita a su madre, internada en un centro geriátrico porque sufre el mal de Alzheimer. Una serie de acontecimientos inesperados le obligan a replantearse su vida. Entre ellos, la intención que tiene su padre de cumplir el viejo sueño de su madre: casarse por la Iglesia.

Es una cinta con una historia maravillosa, intensa y conmovedora sobre la esclavitud del trabajo, la falta de compromiso con nuestros cercanos, los sentimientos ocultos y la búsqueda de los sueños.

Plato:

Tiramisú (un postre)

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 500 gr de queso crema light (en la película el queso utilizado es el mascarpone)
  • 4 cucharadas de salvado de avena o harina de avena integral
  • 1 pizca de sal
  • 1 taza de café
  • Cacao en polvo amargo sin azúcar
  • Endulzante a gusto

Preparación:

  • Primero, para hacer los pisos de nuestro tiramisú, vas a utilizar 2 yemas y 1 huevo entero (las claras sobrantes, debes reservarlas ya que las usarás más tarde)
  • En un recipiente debes juntar las dos yemas, el huevo entero, 3 cucharadas de queso crema, el salvado de avena, una pizca de sal y endulzante a gusto. Revolvemos hasta obtener una mezcla homogénea
  • En un sartén de teflón bien caliente, con una gota de aceite, verte 1 cucharada de nuestra mezcla, hasta formar 12 tortitas pequeñas, deben quedar doradas por ambos lados (es el mismo proceso que cuando hacemos panqueques)
  • Para hacer el relleno de nuestro tiramisú, debes batir las claras a punto de nieve, y luego les añadir el resto del pote de queso crema. Revuelve con movimientos envolventes, agregando el endulzante a gusto
  • En cada pote que rellenes, debes alternar: 1 tortita, 1 cucharada de café, 1 cucharada de nuestra mezcla de queso, 1 tortita, 1 cucharada de café y 1 cucharada de mezcla de queso
  • Para finalizar, espolvorea un poco de cacao en polvo amargo, en cada uno de postrecitos y listo… al refrigerador

Por medio del tiramisú, la película “El Hijo de la Novia”, trae al recuerdo -entre varias cosas- la importancia de ser fieles a los principios. En los postres clásicos, los ingredientes son un punto de honor.

Tu que aún estás en la juventud, que es como la primavera, así que aún no puedes entenderlo. A esta edad ya una piensa en acumular historias y anécdotas, no nos pase como a la dulce Norma de “El hijo de la novia”. No se si sabrás quien es, algunos son muy modernos para ver películas de viejos tiempos, pero te digo algo: míratela y cuando yo seas mayor celebra tus aniversarios comiendo un rico Tiramisú.

Yo te paso la receta y tu te encargas de prepararlo.

Participa