“La vida es en su totalidad una gran broma cósmica. No es algo serio, tómala seriamente y la perderás. Compréndela únicamente a través de la risa” (Osho)

Son múltiples los estudios en que coinciden la risa y el buen humor,  tienen efectos positivos a nivel físico, psicológico y social, ayudando en consecuencia a la mejora de la misma salud global, ya que permite la obtención de todos los aspectos que la definen según la OMS (un completo estado de bienestar físico , mental y social y no meramente la ausencia de enfermedades).

De hecho en la actualidad, la risa ha sido incluida oficialmente dentro de las terapias médicas, y es un aspecto que se ha desarrollado desde la antigüedad. Más aún ¿Sabías que ya que desde hace más de 4000 años en el Imperio Chino existían templos donde se reunían sólo para reír? Esto era netamente con el objetivo de alcanzar un equilibrio en su salud.

Te dejo otro dato… En algunas culturas ancestrales existía la figura del “payaso sagrado”; se trataba de una especie de hechicero que se disfrazaba con el fin de provocar la risa para curar a los soldados. El mismo Aristóteles , sostenía que los niños (bebés) no son personas sino hasta que ríen, mostrando la importancia que la risa tenía en la época, ya que era un elemento esencial y diferenciador del resto de mamíferos… pensándolo así ¿Has visto a algún animal reír?¿Reír a carcajadas? No esbozar una “supuesta” sonrisa, si no reír con y por un trasfondo… Piénsalo,  sin ánimo de elevar nuestro ego y desmentir que los animales pueden sentirse alegres, pero los seres humanos somos los únicos con la capacidad genuina de reír.

La risa no sólo cambia la expresión de nuestro rostro, sino que cuando se produce este hecho, el cerebro comiienza a liberar una serie de sustancias hormonales como son as endorfinas. La risa ayuda a desinhibirnos, establecer relaciones sociales, ayuda a vencer los miedos y a proporcionarnos una sensación de bienestar. Cuando nos reímos, además, nuestro cerebro también libera oxitocina, llamada la hormona de los lazos sociales, que nos ayuda a reducir el miedo y refuerza la sensación de bienestar.

Añadido a esto, la Universidad de Maryland registró que la risa prevenía enfermedades cardíacas, esto en la medida en que facilita el flujo sanguíneo. Por otro lado, el sentido del humor activa además la misma zona cerebral que la cocaína, en opinión de los investigadores de la Universidad de Stanford, de ahí la sensación de euforia que se pueda sentir luego de haber pasado un buen momento.

Existen también múltiples estudios que corroboran cómo la capacidad de reír no desaparece en la dureza de ciertas enfermedades crónicas y el efecto positivo que genera en los síntomas de las mismas. A propósito de esto, te recomiendo la película 50/50, protagonizada por Joseph Gordon-Levitt; donde se mezcla la comedia con el drama del cáncer de una manera sutil… podría hacerte “llorar de la risa”. La película tiene un guión muy inteligente, que demuestra que la tragedia, las emociones verdaderas y el humor pueden coexistir, y que mezclar el cáncer con la comedia no es para nada una falta de respeto.

Existen más conclusiones científicas, pero todas ellas nos llevan al mismo punto: el sentido del humor nos ayuda a tener más calidad de vida y por ello, a ser más felices. Lo cierto es que muchas situaciones en la vida son inevitables, pero el sentido del humor aporta una un eje especial para reinterpretarlas. Dejamos de sentirnos tan importantes o como el único centro de nuestros problemas y podemos ser capaces de transformar emociones ácidas en otras más dulces; además de ser un gesto de elevada inteligencia, como resume el filósofo Nietzsche cuando dice La potencia intelectual de un hombre se mide por la dosis de humor que es capaz de utilizar”.

Entonces, el resumen de invitaciones de hoy es el siguiente: 1) Trata de ver tus problemas como si fuera una película, con un cierto toque de humor que pudieras contársela a otra persona; 2) Rodéate de personas con las que te hagan sentir bien, que sumen a tu día a día (la amistad nos aporta esa dosis de distancia importante para reinterpretar la realidad desde una perspectiva diferente); y 3) Muévete (busca actividades que te permitan disfrutar de distintas cosas, situaciones, de personas… disfrutar de ti). Bríndate la libertad personal para disfrutar y para reír.

¡Que tangan una excelente semana querida comunidad!

 

 

Participa