Hoy me he levantado con ganas de preparar algo dulce para acompañar el cafecito de la tarde. ¡A que no es una delicia para la sobremesa conversada! He decidido hacer una receta rápida y fácil, pero también más saludable: un kuchen de avena, con crema baja en grasas y un dulce… con algo de ácido, la naranja. Debo decir que para efectos de la fotografía y a pedido de mi familia, también hice de plátano.

Ingredientes:

Masa

  • 250 gramos de harina de avena (2 tazas)
  • 2 cucharaditas de polvos de hornear
  • 125 gramos de mantequilla a temperatura ambiente (8 cucharadas)
  • 1/2 taza de azúcar granulada
  • 1 huevo

Relleno

  • 1 naranja
  • 1 taza de leche (yo utilicé semidescremada)
  • 1/3 taza de azúcar (yo utilicé stevia)
  • 1 cucharada (sopera) de maicena

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 180C. Enmantequillar un molde (yo utilicé un molde de cupcakes para dividir porciones)
  2. Batir la mantequilla hasta que este cremosa, agregar el azúcar y batir hasta que este todo incorporado, agregar el huevo, batir hasta incorporar.
  3. Agregar la harina y los polvos de hornear, y luego mezclar.
  4. Traspasar al molde y esparcir preocupándose de crear un buen borde para que después contenga el relleno.
  5. Pinchar con un tenedor y hornear por 15 minutos hasta que este ligeramente dorado.
  6. Para la crema de relleno, se debe disolver una cucharada de maicena en la taza de leche fría, luego se añade a una olla y calienta fuego lento. Revolver hasta que tome una consistencia cremosa.
  7. Pelar, lavar y trozar los gajos de naranja.
  8. Cuando salga la masa del horno, se debe verter la crema encima y distribuir los trozos de naranja en el centro.
  9. Servir tibio o frío.

¡Este dulcecito acompañado de cualquier infusión resulta riquísimo!

 

Participa