Ya lo sé, para los que siguen atentamente esta página podrán decir… ¿Otra vez algo sobre caminar? – Y la verdad es que sí, nuevamente hablaremos sobre los beneficios de mover los pies, pero esta vez, con algunos matices de diferencia…
  • Lo primero que les diré es que si quieren conocer los beneficios de caminar en numeritos y con compañía pueden visitar este enlace (Pinchar acá)
  • Lo segundo, si quieres conocer los beneficios de caminar pero como deporte entonces visita el siguiente enlace (Pinchar acá)
Ahora, les diré que esta entrada está diseñada para todo aquel que puede tomar su cuerpo, poner unos audífonos, activar su playlist favorita y caminar como si no necesitaras nada más para ser feliz. Sin compañías, sin diálogos diferentes a los que tienes contigo mismo. Esto se trata de caminar solo(a)(e). El titulo de esta entrada habla sobre caminar donde no hay sendas, donde nadie pasó, donde no hay huella, se trata de descubrir lo nuevo… no hablo de explorar, hablo de abstraerte de todo lo conocido, de sorprenderte, de observar y si quieres, entonces, analizar.

Reduce el estrés

Es una forma efectiva de permitirnos hacer tiempo para nosotros mismos y liberar nuestras ansiedades. La serotonina y las endorfinas se liberan del cerebro cuando hacemos ejercicio, lo que causa un estado de ánimo más tranquilo. Además, al evitar el ritmo agitado diario del trabajo de oficina cuando caminamos, mantenemos nuestra motivación. Por otro lado, como cualquier otro deporte, caminar mejora la función cognitiva, específicamente la velocidad con la que procesamos la información y la velocidad de reacción.

Estimula la creatividad

Caminar nos ayuda a ser más creativos. De hecho, es un ejercicio ideal para generar nuevas ideas cuando nuestro cuerpo se relaja, las preocupaciones se dejan de lado y las ideas fluyen. ¡Solo necesitamos 10 minutos para notar sus efectos! Un estudio realizado por expertos de la Universidad de Stanford y la Universidad de Santa Clara en los Estados Unidos ha demostrado que somos mucho más creativos cuando caminamos que estando sentados. Recordemos que la filosofía cuenta con su propio club de caminantes o mejor conocidos como los “peripatéticos” que construían filosofía mientras paseaban o caminaban, todos discípulos de Aristóteles.

Aumenta el autoestima

Caminar solos nos permite disfrutar de nuestra propia compañía, además de mejorar nuestros niveles de autoestima. La psicóloga María Teresa Rubio dice: “La autoestima es la capacidad de superar obstáculos y alcanzar metas, y la práctica de caminar con energía puede ser una buena forma de desarrollar estos aspectos de nuestro comportamiento”. Además, caminar promueve la gestión de nuestras emociones porque podemos escucharnos a nosotros mismos y tener una visión diferente de lo que nos está sucediendo.

Mejora la calidad a la hora de dormir

Poder caminar puede ayudarnos a disfrutar de nuestro sueño. Max Hirshkowitx, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Baylor, dice que el 75% de las personas que realizan actividad física regularmente logran dormir mejor, con mas cantidad de horas efectivas y con mejor calidad en el sueño, todo esto puesto a prueba por complejas pruebas de medición empírica.

“Tuve los mejores pensamientos de mi vida mientras caminaba” Daniel Kahneman (Premio Nobel de economía – Psicólogo).

Participa